Make your own free website on Tripod.com
Ir a Principal

   N O T A   

 Nota facilitada por: Rocío




 

CULTURA SITIADA

El ombligo de Venus
Edith González Fuentes
21 de junio de 2007

La ciudad de México es, sin duda, hermosa, mágica, impredecible. Nos ofrece a diario eventos que van desde lo sublime a lo ordinario, rozando lo surrealista. En ello está su fuerza y encanto.

Lunes 11: la inquietud de una cita en Bellas Artes para el encuentro con el mejor violonchelista del mundo, Yo-Yo Ma, quien muestra su generosidad desde el programa, al compartir créditos con Kathyn Stoot (gran pianista y cómplice de muchos años del gran músico) es apenas tocada por las manifestaciones reunidas frente al recinto. Pensar que apenas el viernes anterior ofrecían boletos de reventa, pero el día del evento los piden, hacen falta, ¿qué cambió?

Es la presencia de Felipe y su corte. La nueva corte, las nuevas caras que cambian con el sexenio. Es grato ver el palco presidencial con inquilinos, quienes, se nota, gozan del concierto.

Mientras, el público ha pasado por vallas de granaderos y por la valla compuesta por quienes se manifiestan contra el Presidente electo de México, pero también contra aquellos que se atreven a acudir al mismo lugar que él. Se dicen a favor (?) de Andrés Manuel. Situación histórica, inédita, según varios amigos asiduos al palacio. Bellas Artes sitiada, innaccesible al público.

En el recinto, la curiosidad; la audiencia no deja de otear la presencia (o ausencia) de un Presidente en el recinto más emblemático de nuestra vida cultural; siempre es señal de las políticas culturales que tomará el sexenio. Yo-Yo Ma y su arte, su sonrisa, su cadencia, su balance, sus manos, su mirada, su instrumento, su música.

El encuentro con lo divino, con lo celestial. Yo-Yo Ma revela, acaricia, consuela. Se da. Es la entrega absoluta, íntima; la gracia última del verdadero artista.

Su público agradece con cariño.

Noche reveladora. Concierto que muchos llevarán en la memoria.

Miércoles 13: reencuentro con un palacio cercado; la diferencia es que ahora los manifestantes son más agresivos, apenas alcanzan unas docenas, suficientes para alterar la llegada de quienes por moda o verdadera admiración, van a rendir culto a Frida.

Esta izquierda minimizada que grita “burgueses”, “si Frida viviera, con la izquierda estuviera”, no es la que (al menos yo) quisiéramos en el poder.

Necesitamos espacios donde seamos escuchados y tomados realmente en cuenta. México está cansado de la injusticia social, pero también necesitamos formas novedosas de manifestarnos. Movimientos de protesta sí, pero con argumentos contundentes e inteligentes.

La alternancia sólo se dará con unificación, con dignidad.

Me comentan del esfuerzo enorme para montar esta exposición, apenas tres meses. Y la dificultad de traer obra que está en colecciones en el extranjero, pues al ser Frida considerada patrimonio nacional, se teme que las obras no sean devueltas.

¿Realmente se necesitaba ese alboroto afuera de una exposición sobre la cual están puestos los ojos del arte del mundo entero?

¿Realmente piensa Martínez Noroña que con esto se logra cuestionar a la clase gobernante? ¿Cuál es la finalidad de este sainete?

Mientras tanto, Frida, majestuosa, digna, sencilla, amorosa, espera a sus visitantes.

Todos nosotros, su México, en espera, en largas filas, porque yo creo que será una de las exposiciones más vistas del país.

Todos nosotros, los suyos, los que la amamos, pues ahora sí no hay duda, Frida no es moda, Frida se impone, Frida fue inteligente, entera, artista, activista, mujer.

Y si Frida viviera, no es que con la izquierda estuviera, con la hoz y el martillo murió.

Un breve pestañeo. Hablando de Frida y sus pinturas, petición para el CNA: pedimos más presencia de nuestros grandes rostros. Su difusión. No solamente de unos cuantos sino que haya muestras temáticas que exalten los grandes valores de nuestra mexicanidad.

El Universal (21 de Junio de 2007)
    H O M E P A G E