Make your own free website on Tripod.com
Ir a Principal

   N O T A   

 Nota facilitada por: Jessy




 

INFORMACIÓN, UN ARMA ANTE LAS ETS

El ombligo de Venus
Edith González Fuentes
26 de Junio de 2008

A un conocido, con 29 años y casi consumido por el sida, le pregunté “¿por qué?” y sólo atinó a decirme “fue un momento de lujuria”

Papiloma humano, sífilis, sida, chancro y gonorrea son las infecciones de transmisión sexual (ITS) más comunes, también conocidas como enfermedades de transmisión sexual (ETS) o venéreas (de Venus, la diosa romana del amor), pero, ¿hemos escuchado hablar de la clamidia, del herpes simple o la tricomoniasis?

Las ETS son infecciones que se adquieren a través de parásitos, bacterias y virus y por sostener relaciones sexuales con alguien infectado.

Son realmente democráticas; pues se padecen sin importar edad, color, clase social o costumbres. Basta con tener relaciones sexuales sin protección, con una persona contagiada, para —muy probablemente— adquirirlas.

Ojo papás, ojo moralistas: el 60% de los infectados por no usar protección tienen menos de 25 años, 30% menos de 20. Entre los 14 y 19 años la incidencia es mayor en mujeres (2:1). Cada año hay tres millones de casos de enfermedades de transmisión sexual y sólo el 35% usan preservativo. No se trata solamente de contar con información (que la tienen); la cuestión va más allá, cuenta la actitud: el “a mí no me pasa”, el “qué tanto es tantito”, “es cosa de rucos”, la inexperiencia, la incredulidad.

Veamos:

-La clamidia es causada por contagio de la bacteria Chlamydia trachomatis a través de la práctica sexual anal, vaginal u oral.

Entre los efectos que provoca en la mujer se encuentra la infertilidad, esterilidad y una enfermedad pélvica inflamatoria. En el hombre inflamación de uretra, próstata y testículos.

Los síntomas son flujo vaginal poco común, dolor al orinar o en la parte baja del abdomen o en la relación sexual, irritación en el recto, inflamación de la membrana del ojo, sangrado después de tener relaciones sexuales y entre periodos sexuales, secreciones acuosas o comezón y picazón por el pene. Su curación es con base en antibióticos.

-El parásito Trichomona vaginalis incuba en días o semanas para causar la tricomoniasis.

La mujer padece flujo vaginal maloliente, espumoso de color verde-amarillento, acompañado de molestias al orinar. En el hombre se crea secreción de color blanco, aguanoso que sale del pene. El metronidazol es lo más conveniente para curar la enfermedad

-El virus del herpes genital no pone en riesgo la vida aunque ataca severamente a personas con defensas débiles.

Se manifiesta con ampollas pequeñas y muy dolorosas que salen alrededor de la vagina, ano, muslos, glúteos y en el pene. Mucho cuidado, pues no existe cura definitiva disponible. La duración de los síntomas puede reducirse si se da tratamiento en la etapa inicial del brote.

Como vemos, es fundamental que todos los miembros de una comunidad que tienen relaciones sexuales sean precavidos (uso del condón, higiene, pruebas clínicas, no promiscuidad, etcétera.) sin importar la naturaleza de sus relaciones.

Un breve parpadeo: cuando lo de Lohobombo los gobernantes prometieron muchas acciones. Con News Divine y 12 muertes la historia se repite ¿Algún día cumplirán?

El Universal (26 de Junio de 2008)
    H O M E P A G E